El segundo prototipo ha marcado un antes y un después en el desarrollo profesional del equipo gracias al Premio a la Mejor Innovación Tecnológica conseguido por el revolucionario chasis de aluminio con comportamiento híbrido y su basculante regulable de la "Aventadora".

El equipo, después de 8 meses de investigación, consiguió desarrollar un chasis revolucionario de aluminio con un comportamiento híbrido (doble viga y multitubular) que mostró un gran rendimiento en la pista. Optimizado con modeFRONTIER, logró un peso total de 5 Kg y un mejor reparto de rigidez para desembocar en una mayor estabilidad en curva.

El kit de partida consistía en un Motor Yamaha WR250F con potencia de 36 CV, Suspensión delantera y amortiguador trasero de la Yamaha YZF125.

Lo demás corrió de nuestra cuenta: el sistema de suspensión trasero estaba formado por un basculante diseñado en aleación de aluminio, triangulado inferiormente y estudiado mediante SAM. Con ello conseguimos precisión y estabilidad a la vez que una importante reducción en el peso, y por consiguiente, un buen comportamiento en circuito.

El carenado utilizado fue el Metrakit adaptado a la geometría de la moto y a los resultados obtenidos en los análisis CFD que se realizaron. La quilla inferior fue modificada para evitar la formación de turbulencias como consecuencia del movimiento de la rueda delantera.