[vc_row][vc_column width=”1/3″ css=”.vc_custom_1461222041991{padding-right: 50px !important;}”][vc_column_text]

El modelo actual de movilidad en las grandes ciudades no es sostenible

Cada vez es más habitual que se restrinja el tráfico de vehículos en determinadas zonas de la capital. ¿Por qué y para qué sirven estas medidas?

 
[vc_tweetmeme share_hashtag=”upmMotoStudent , RestriccionesTráficoMadrid”][/vc_tweetmeme]
[/vc_column]
[vc_column width=”2/3″]
[vc_column_text font_size=”18″ line_height=”30″]

Lo primero que debemos preguntarnos cuando hablamos sobre las restricciones al tráfico es por qué se aplican dichas medidas. Hay dos razones fundamentales, la primera es disminuir la congestión en el centro para favorecer las zonas peatonales el transporte público y la bicicleta, la segunda es reducir los niveles de contaminación, ambas están orientadas a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

En Madrid existen estaciones repartidas por toda la geografía que miden las concentraciones de cada contaminante (NO2, PM2.5 etc), el ayuntamiento dispone de una app para poder ver dichas mediciones en tiempo real.

[vc_single_image image=”901″ img_size=”full” hover_effect=”img_hover_title” title=”Red de estaciones remotas de vigilancia y control de la contaminación atmosférica”]

En función de las lecturas tomadas en estas estaciones se aplican los distintos escenarios que limitan progresivamente la circulación de los vehículos de combustión interna.

[vc_single_image image=”887″ img_size=”full” hover_effect=”img_hover_title” title=”Protocolo de actuación”]

¿Cómo de efectivas son estas medidas? Los mayores problemas de contaminación no son debidos al CO2 si no a los NOx y las partículas en suspensión (PM2.5 y PM10) y uno de los principales productores de esos contaminantes son los automóviles. El problema es que, debido al ciclo de homologación europeo NEDC para evaluar el impacto ambiental de los automóviles, no es posible cuantificar las emisiones en condiciones reales de circulación. Por este motivo no se pueden aportar datos fiables de cuán eficientes son estas medidas. En cualquier caso no cabe ninguna duda de que los vehículos propulsados por ICE (Internal Combustion Engine) son una de las principales fuentes de contaminantes. Desde el equipo estamos a favor de que se lleven a cabo este tipo de medidas porque, aunque restrictivas, contribuyen a mejorar la calidad del aire que se respira en las ciudades.

Pero, ¿qué pinta en todo esto la movilidad eléctrica? Pues bien, sus usuarios están libres de restricciones al tráfico y aparcamiento. Los vehículos Cero Emisiones (eléctricos puros o híbridos enchufables con una autonomía en modo eléctrico superior a 40 km) pueden seguir circulando y aparcando en la zona Azul y Verde gratis y sin límite de tiempo. La única restricción que les afecta es el límite de 70 kmh por la M30 y accesos, así que cuidado con los radares. Además de todas estas ventajas para el usuario, un vehículo eléctrico no tiene emisiones directas, por lo que contribuye a mejorar el entorno de todos.

[vc_single_image image=”888″ img_size=”medium” alignment=”center”]

Para tratar de mejorar esta situación y que la calidad del aire en Madrid no sea un problema desde UPM-MotoStudent recomendamos:

      1. Emplear el coche solo cuando sea necesario. Seamos sinceros no tiene ningún sentido mover una máquina de 1500 kg para llevar a un humano de 70 kg a 20 km/h por el centro de una ciudad. Recomendamos usar la bici, moto o transporte público cuando sea posible.
      2. Pensar bien qué coche compramos. Hay un porcentaje muy alto de la población que compra vehículos diesel porque el combustible cuesta menos, sin tener en cuenta que tanto la adquisición como el mantenimiento son más caros. Si se usa un vehículo diesel para desplazamientos urbanos o para hacer 15.000 km al año es mucho mejor un vehículo gasolina (atmosférico a ser posible, estilo Mazda), o por supuesto un híbrido o eléctrico, todos ellos reducirán el impacto ambiental, el impacto a nuestro bolsillo y la fiabilidad a largo plazo será mayor.
      3. Plantear la opción de adquirir un vehículo eléctrico o hibrido enchufable. Ambas opciones cubren los desplazamientos diarios del 90% de la población, si eres de los que viaja a menudo te interesará más a día de hoy un híbrido enchufable ya que la red de recarga en nuestro país deja mucho que desear, pero si apenas realizas uno o dos desplazamientos largos al año puede ser muy interesante la opción de adquirir un vehículo eléctrico, y con lo que ahorres (mantenimiento combustible impuestos etc) alquilar un coche térmico para irte de vacaciones.
      4. Informarse bien. Vamos a “cazar” dos mitos.

      La electricidad no para de subir y cargar el coche debe costar muchísimo

      Un Renault Zoe homologa un consumo eléctrico de 13.3 kWh/100. Con una tarifa normal el kWh en España ronda los 0.13€, es decir recorrer 100 km cuesta 1.73€. El consumo homologado de un modelo equivalente (Renault Clio) es de 3.7L/100 km y el precio medio del diésel en España a día de hoy ronda los 1.15€, es decir recorrer 100km cuesta 4.25€.
      Si además disponemos de tarifa valle y cargamos el coche por la noche (lo habitual), el kWh cuesta 0.06€, por lo que recorrer 100 km cuesta 0.8€, cinco veces menos que el coche diésel. Por lo tanto:

        Diésel: 4.25€/100km
        Eléctrico: 0.8-1.73 €/100km

      El coche eléctrico contamina lo mismo que uno térmico

      Lo primero es decir que el vehículo eléctrico no contamina, contamina la generación y transporte de la electricidad con la que lo recargamos, por lo tanto para hacer una comparativa justa habría que asociar al vehículo térmico las emisiones de extracción, refinamiento y distribución del combustible (lo que se conoce como “del pozo a la rueda”), y no solo las directas del tubo de escape. Pero como no disponemos de esos datos vamos a hacer una comparativa injusta en contra del vehículo eléctrico tomando solo las emisiones homologadas.
      Volvemos a comparar nuevamente el Zoe (92cv) con el Clio diésel de 90cv, el cual homologa unas emisiones de 90gr de CO2 por km recorrido. El Zoe homologa 13.3kWh/100km y según el informe de 2015 de REE (Red Eléctrica Española) las emisiones medias por kWh en España en 2015 fueron de 302 gr de CO2. Es decir el Zoe “emite” 40gr CO2/km. A esto debemos añadir que hay compañias eléctricas que ofrecen electricidad 100 renovable. Por lo tanto:

        Diésel: 90grCO2/km
        Eléctrico: 0-40grCO2/km

 

Desde UPM-Motostudent creemos firmemente que la movilidad eléctrica es el futuro y el presente, y queremos aportar nuestro granito de arena a esta transición.
Si tienes oportunidad te recomendamos que pruebes cualquier vehículo eléctrico del mercado para que experimentes de primera mano la ausencia de ruido, vibraciones y el par instantáneo que entregan.

*Las comparativas de coste y emisiones se han realizado entre coches y no motos ya que se disponen de más datos. Fuentes:

Ficha técnica Renault Clio

Ficha Técnica Renault Zoe

Precios combustibles fósiles

Informe REE 2015

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row]

[vc_single_image image=”908″ img_size=”full”]

[/vc_row]

3 respuestas a “Restricciones a la contaminación”

Deja un comentario